Lo que aprendí al hacer mi Trabajo de Fin de Grado en la Unidad de Cuidados Paliativos

El año pasado, cuando estudiaba 5º de medicina, cursé la asignatura optativa de Comunicación Clínica impartida por la psicóloga del equipo de cuidados paliativos de la Clínica Universidad de Navarra. Lo que aprendí durante esos meses me marcó profundamente. Al terminar la asignatura fui consciente de la importancia de la comunicación médico-paciente; en cierto modo porque esta también puede llegar a ser terapéutica. Establecer una buena comunicación entre el médico y el paciente es fundamental en todas las especialidades médicas, pues es una parte esencial de la medicina. Por este motivo decidí realizar mi Trabajo de Fin de Grado (TFG) sobre la comunicación médico-paciente en pacientes con enfermedad avanzada. Creo que, independientemente de la especialidad que elija, en el futuro podré aplicar lo aprendido durante la elaboración de mi TFG.

Creo que parte de la esencia de la práctica médica se basa en la relación médico-paciente y en la comunicación que se establece entre ambos. En pocos años la medicina ha avanzado mucho; esto se refleja en la cantidad de especialidades y subespecialidades médicas que se han desarrollado. Indirectamente este desarrollo ha hecho que la comunicación médico-paciente pase a un segundo plano. La realidad es que no es incompatible el desarrollo de tratamientos y pruebas diagnósticas con una buena comunicación con el paciente.

Independientemente de la especialidad que elija, en el futuro podré aplicar lo aprendido durante la elaboración de mi Trabajo de Fin de Grado

Con la firme creencia de que la comunicación con el paciente es fundamental, fui a hablar con el Dr. Centeno. Él me planteó la posibilidad de realizar un estudio cualitativo acerca de cómo es la comunicación que establecen los médicos de cuidados paliativos con los pacientes con enfermedad avanzada y sus familiares. La idea me pareció maravillosa, acepté sin dudarlo, y mi tutor del TFG fue Antonio Noguera, médico especialista en Cuidados paliativos.

¿Se puede aprender a dar “malas noticias”?

Al comenzar los estudios de medicina, muchos alumnos se preguntan si serán capaces de dar una mala noticia sin que les afecte. Cuesta pensar en la idea de tener que comunicar a unos padres que su hijo pequeño va a morir pronto. Más aun sabiendo que, como es lógico, probablemente esos padres se echen a llorar y quizá tú sientas ganas de hacerlo también. En cuidados paliativos y con pacientes con enfermedades avanzadas, la comunicación con ellos y sus familiares es vital, no solo con las “malas noticias”, sino también a la hora de explicar los pasos que se van a seguir en un tratamiento o cómo se puede mejorar la calidad de vida del paciente.

María durante la presentación de su Trabajo de Fin de Grado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra

El objetivo del estudio fue describir las habilidades comunicativas que emplea el médico especialista en cuidados paliativos. Para ello, realicé un estudio cualitativo etnográfico abordando la comunicación que tiene el especialista en cuidados paliativos con los pacientes con enfermedad avanzada y sus familias. Lo característico de este tipo de estudios es que el objetivo es comprender los comportamientos y actitudes que tienen las personas que comparten una misma cultura. Escogí este tipo de metodología porque es la que mejor permite analizar los datos recogidos a través de la observación participante.

El objetivo era observar cómo es la comunicación; y este tema no se puede estudiar a través de datos concretos ni análisis estadísticos, por lo que un estudio cualitativo era sin duda la mejor opción.

Observar para medir

El proceso de recogida de datos, realizado mediante jornadas de observación, resultó una tarea agradable y en la que viví experiencias que me aportaron mucho no solo a nivel profesional sino también personal. Cada mañana acompañaba al médico mientras éste atendía a sus pacientes, lo que supuso una gran inversión de tiempo. Durante estas jornadas viví situaciones muy límites en las que pude aprender, por ejemplo, cómo comunicar a un paciente que no va a poder acompañar a su hija al altar el día de su boda o cómo tratar a una mujer que está bloqueada debido a la situación en la que se encuentra su marido.

María posa junto al póster de su TFG el día de la presentación

Consciente de que iba a obtener gran cantidad de información, cree unas tablas de Excel en las que, de manera metódica, iba añadiendo nuevos datos cada día. De esta manera al finalizar esta parte del TFG sabía dónde acudir cuando necesitaba un dato concreto. Hay que ser muy metódico, tener una paciencia infinita e invertir mucho tiempo para no perderte entre “tus propias observaciones”. Al principio tuve gran dificultad porque no sabía cómo y en qué aspectos debía fijarme durante las jornadas de observación; es por este motivo que el primer día me acompañó a lo largo de la jornada Marina, la psicóloga del equipo, que me iba dando las claves para realizar una buena observación.

El resultado final

A la hora de presentar los resultados me surgieron muchas dudas, porque otra de las dificultades es que este tipo de estudios no tiene números ni datos objetivos ni se realizan análisis estadísticos que es lo que nos enseñan durante la carrera. Me entraron dudas acerca de si la forma de analizar mis datos estaba siendo la adecuada; por este motivo creo que en este tipo de estudios se necesita un tutor que esté muy pendiente y que dirija el trabajo adecuadamente. Me enorgullece saber que yo lo he tenido. Otra dificultad añadida fue la de centrarme únicamente en el médico y dejar al margen a todos los demás miembros del equipo, aunque me pareciese que todos podían aportar datos interesantes.

Este trabajo me ha aportado mucho; pues académicamente he podido aprender acerca de la metodología de los estudios cualitativos. Personalmente he podido reafirmar la idea de que la buena comunicación es clave para el ejercicio de la medicina. Espero que en un futuro no olvide todo lo que he aprendido con este trabajo pues estoy segura de que mis pacientes me lo agradecerán.

¿Cuál es tu experiencia en la comunicación entre médico y paciente? ¿Crees que mejora cuando adquieres más experiencia? No dudes en dejar un comentario compartiendo con nosotros tu opinión.


María Cires es estudiante de 6º de Medicina en la Universidad de Navarra. Recientemente defendió su Trabajo de Fin de Grado bajo el título “La comunicación médico-paciente en pacientes con enfermedad avanzada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s