Un año entre España y Escocia con dos proyectos de investigación sobre el final de la vida

Sí habéis seguido en las redes sociales a ATLANTES o al Glasgow End of Life Studies Group os habréis dado cuenta de las buenas relaciones que existen entre ambos grupos de investigación. Como sabéis, ATLANTES es un proyecto del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra que se desarrolla en Pamplona (Navarra, España); y el Glasgow End of Life Studies Group, un proyecto que se lleva a cabo en la Universidad de Glasgow, concretamente de la Escuela de Estudios Interdisciplinares del campus de Dumfries (Escocia, Reino Unido).

Ambos equipos coincidimos en Pamplona a finales del verano de 2015 en un simposio sobre Cicely Saunders organizado por ATLANTES, y desde entonces bromeamos sobre la posibilidad de encontrar un nombre para denominar esta buena relación y los trabajos conjuntos: ¿Pam-Fries? ¿Dum-Plona? ¿Glas-Lantes? ¡Se aceptan sugerencias!

foto1

Como investigador de ATLANTES trabajo en un proyecto denominado “el mensaje de los cuidados paliativos”, concretamente, exploro las percepciones sociales sobre esta atención socio-sanitaria y los valores que transmiten. Gracias a una beca del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y a las aportaciones de ambos grupos de investigación, desde septiembre de 2016 y durante un año, he tenido la suerte de disfrutar de una estancia investigadora  en Dumfries, integrado en el Glasgow End of Life Studies Group.

Una vez finalizada dicha etapa, llega el momento de hacer balance y, sin duda, es muy positivo. Intentaré concretar los “por qué”:

 

Multidisciplinariedad

Siempre he creído en el valor de la multidisciplinariedad en la investigación, y el ICS y ATLANTES apuestan claramente por ello. El Glasgow End of Life Studies Group está integrado en la Escuela de Estudios Interdisciplinares de la Universidad de Glasgow, en la localidad de Dumfries. Sólo por el nombre de la Escuela es posible hacerse a la idea de lo enriquecedor que ha podido ser trabajar en ese contexto y con profesionales procedentes de diferentes disciplinas (sociología, salud pública, filosofía, antropología, comunicación, etc.) y bagajes (investigación, docencia y clínica, entre otros).

Enfoques multidisciplinares son esenciales en la atención al final de la vida para ir más allá de la dimensión biológica y física de los/las pacientes, integrando también la psicológica, la social y la espiritual. También para pensar en la salud comunitaria y no sólo en la individual.

 

Internacionalización

Este año me ha permitido “internacionalizar” mi trabajo, no sólo a nivel curricular, sino también por haber estado en contacto con profesionales del campo de la atención al final de la vida de diferentes partes del mundo.

Los trabajos en los que he estado involucrado han supuesto entrevistar a más de una veintena de informantes clave de instituciones públicas y privadas de Asia, África, América y Europa. Obtener información y explorar opiniones desde diferentes perspectivas y procedentes de diferentes contextos resulta realmente enriquecedor y estimulante.

Hablando de internalización, si quieres leer este post en inglés puedes encontrarlo en el blog del Glasgow End of Life Studies Group.

 

Oportunidades de aprendizaje

Los proyectos realizados me han permitido conocer los entresijos de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) y de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS). También he conocido el trabajo de diferentes actores para situar a los cuidados paliativos en las agendas de las instituciones políticas internacionales y nacionales (¡espero que pronto podáis leer un artículo con los resultados!). Además, he podido conocer en profundidad los servicios especializados de cuidados paliativos en Escocia y su nivel de provisión.

 

Ampliando horizontes

El principal proyecto del Glasgow End of Life Studies Group está relacionado con las intervenciones al final de la vida, y en cómo éstas se transfieren y/o se adaptan a diferentes culturas o contextos.

Aunque mi trabajo se ha centrado principalmente en los cuidados paliativos, he conocido de cerca otro tipo de intervenciones de atención al final de la vida con un carácter más comunitario. Por ejemplo, las que se llevan a cabo para atender a personas refugiadas que huyen de conflictos armados, o aquellas que se desarrollan en contextos con limitados recursos socio-sanitarios. Incluso he participado en varios death cafes y en un evento dedicado a los iconos culturales fallecidos en 2016.

 

Trabajo a distancia

Aunque físicamente he estado en Dumfries, mis trabajos con ATLANTES y la docencia en el ICS no han parado durante este período. Por suerte, las nuevas tecnologías y los medios de comunicación nos permiten acortar las distancias. Dicho esto, vuelvo con un máster en Skype, WebEx y trasbordos de aviones, trenes, autobuses, etc.

 

Escocia y el idioma

Sí, a pesar del fuerte acento escocés y el vocabulario propio de los habitantes de Dumfries, ¡creo que he mejorado mi inglés! Y ahora, de vuelta a España, echo de menos ese acento tan peculiar, a la gente, e incluso, el clima.

 

Convicciones reforzadas

La experiencia, ante todo, ha servido para reforzar, aún más si cabe, mi convicción de la necesidad de atender a las personas en la etapa final de la vida, no sólo mediante servicios sanitarios, sino también con un enfoque de salud comunitaria que implique a toda la población.

 

foto2

 

El acceso a cuidados paliativos y otros servicios de atención al final de la vida todavía es muy limitado en gran parte del mundo. Pese a que prácticamente todos los países reconocen la necesidad de fortalecer estos cuidados como parte del tratamiento integral a lo largo de la vida (resolución WHA67.19 de la Asamblea Mundial de la Salud), todavía hay mucho trabajo por hacer en su implementación.

En conclusión, después de un año a caballo entre Pamplona y Dumfries, entre ATLANTES y el Glasgow End of Life Studies Group, no puedo dejar de agradecer esta experiencia a los dos grupos, a quienes los dirigen y a quienes trabajan en ellos.

Gracias, porque el balance profesional y personal es, como dije, muy positivo.

José Miguel Carrasco

Investigador. Programa ATLANTES (Universidad de Navarra).

Investigador Asociado. Glasgow End of Life Studies Group (Universidad de Glasgow).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s